Seleccionar página
BUSINESS
Aplicaciones

Identificación

Las tecnologías de identificación se emplean para la recolección y entrada de información. Están cada día más presentes en la vida cotidiana y profesional, ya que virtualmente todo sector de la industria, comercio y servicios tiene el potencial para la aplicación efectiva de las mismas.

Usuarios de todo el mundo interactúan con millones de procesos y sistemas industriales gracias a los sistemas de identificación y captura de datos. Empleamos el DNI electrónico para identificarnos y poder realizar una gestión en una cajero ciudadano. Nos sometemos a sistemas de acceso basados en biometría al pasar los controles de un aeropuerto. Asistimos al escaneado de cada producto de nuestra cesta de la compra en las cajas de los supermercados. Pagamos con una tarjeta (de banda magnética o inteligente) que nos autentifica como autorizados para realizar la transacción. La identificación es además clave en los procesos productivos y logísticos, pues constituye el primer paso del sistema de trazabilidad.

Tecnologías para la identificación automática

La Identificación Automática y Captura de Datos (AIDC) se refiere a los métodos de identificación automática de objetos, la recopilación de datos sobre ellos, y la entrada de datos directamente en los sistemas informáticos (es decir, sin intervención humana). Las tecnologías típicamente consideradas como parte de AIDC, que también se conoce como «Identificación Automática», «Auto-ID» y «Captura Automática de Datos» y que Grupo EOS Ibérica integra en sus terminales incluyen:

> Identificación por biometría.
> Reconocimiento de voz.
> Reconocimiento óptico de caracteres (OCR).
> Código de barras.
> Identificación por Radiofrecuencia (RFID).
> Bandas magnéticas.
> Tarjetas inteligentes.

La identificación automática y captura de datos es el proceso para obtener los datos a través de análisis de imágenes, sonidos o videos. Para capturar los datos, se emplea un transductor que convierte la imagen real o un sonido en un archivo digital. Por ejemplo, un lector o scanner de códigos de barras. El archivo se almacena y posteriormente puede ser analizado por una computadora. También pude compararse con otros registros de una base de datos para verificar la identidad, proporcionar autorización para entrar en un sistema de seguridad,  obtener el precio de venta o cualquier información de un producto…

La captura de datos puede hacerse de varias formas, el mejor método dependerá de la aplicación, es decir, de para qué se va a emplear la tecnología, qué se quiere identificar y qué datos se quieren registrar e incluso rastrear.

El gran potencial de la biometría

En los sistemas de seguridad biométricos, la captura es la adquisición e identificación de características tales como la imagen de dedo, imagen de palma, imagen facial, impresión de iris o impresión de voz. Esta última implica datos de audio mientras que el resto implica datos de vídeo.

EOS Ibérica desarrolla soluciones para la identificación en las que el cuerpo humano es el eje

Y es que el cuerpo humano se ha convertido en la clave de seguridad más difícil de replicar. En 2013 se presentaba el nuevo iPhone 5S con una característica diferente: el lector de huella dactilar. No fue el primer teléfono en introducir esta tecnología, pero sí que se convirtió en el primero de una moda que actualmente es un requisito imprescindible en teléfonos de todo tipo y un gran aliado para bancos y compañías que buscan la mayor seguridad para sus clientes.

El uso del cuerpo humano como sistema de autenticación cada vez es más común. Además de la huella dactilar se emplea la cara, el iris, las venas e incluso el latido del corazón. Y no olvidemos la voz. La forma de hablar de cada persona es diferente, lo que otorga a la voz el poder de convertirse en un elemento identificativo muy valioso. La biometría de voz está considerada como uno de los sistemas de identificación más seguros. Algunas de las empresas que ya están utilizando estos sistemas biométricos son Banco Santander, Bolsas y Mercados Españoles, BBVA-Bancomer, HSBC, Deutsche Telecom o Talk Talk.

Aplicaciones biométricas para la identificación cada vez más extendidas en la Banca

Como importantes casos de uso de la identificación biométrica está la creación de cuentas bancarias, la gestión de las mismas y la realización de operaciones por procesos de identificación biométrica y firma electrónica, eliminando así la necesidad de tener que acudir a las oficinas.

Exponentes del sector bancario en la aplicación de la biometría

BBVA

BBVA ha creado Veridas, una nueva sociedad tecnológica especializada en biometría que permite la autenticación digital de la identidad personal a través del reconocimiento facial, de voz o de imágenes o documentos o con la lectura de huellas. Gracias a esto es posible crear una cuenta en el banco mediante un selfie. BVA presume de ser el primer banco español que ofrece a sus clientes la tecnología de escáner de iris de Samsung, Samsung Pass. Esta tecnología verifica la identidad del usuario y le da acceso a sus cuentas, y es además uno de los métodos de autenticación biométrica más seguros. También trabajan con la biometría de la voz en el iPhone, y sus clientes pueden realizar envíos de dinero a través de Bizum mediante Siri con tal solo indicar por voz el nombre del contacto y la cantidad, sin usar la ‘app’.

CaixaBank

CaixaBank tiene implantada la firma con reconocimiento biométrico en toda su red de oficinas. Todos los procesos se firman en unos equipos con pantalla táctil y tecnología biométrica que permiten recoger los datos biométricos de las firmas de los clientes (presión, orientación del trazo…) y guardarlos de forma segura en el mismo contrato que se firma garantizando así su validez jurídica. El banco permite además a sus clientes acceder a todas sus aplicaciones con el uso de la huella dactilar en todas sus versiones, ‘fingerprint’ (Android) o ‘touch ID’ (Apple).  Y fue el primer banco en España en incorporar la tecnología de identificación ‘Face ID‘ del iPhone X a sus aplicaciones móviles.

Los clientes de CaixaBank pueden acceder a sus cuentas mediante el uso y registro de la huella dactilar o el reconocimiento facial móvil y sin tener que introducir DNI, número de identificación de usuario o contraseña.

Banco Santander

Banco Santander apuesta por el uso de la tecnología biométrica para la prevención del fraude de pagos, además de para minimizar la exposición a los riesgos de posibles pérdidas. En muchos de sus’ call centers se emplea la biometría de la voz, mientras que los clientes de España y otros países como Brasil, Polonia, Portugal y EEUU, junto con los usuarios de Openbank, pueden acceder a la aplicación mediante la huella dactilar. Además, el reconocimiento de imágenes se utiliza en el proceso de inscripción a Openbank en México, Brasil y España.

La biometría del comportamiento como nuevo sistema de identificación

Junto a la identificación y la firma biométrica, hay empresas que aplican la biometría del comportamiento. Esta tecnología ya se emplea, pero ahora hay que enfocarla a usos donde no se analice sólo cómo se comportan los usuarios en general, sino que se pueda llegar a segmentar en uno, es decir, cada usuario es único y se comporta de manera unívoca en determinados aspectos, por lo que tiene una biometría del comportamiento.

El código de barras

Uso extendido del código de barras

El uso del código de barras está muy extendido. Los orígenes de los primeros estudios teóricos fueron realizados en 1949. En 1960 se iniciaron en EEUU los primeros estudios relativos a la posibilidad de que un código estampado sobre la confección de un producto de alto consumo pudiera ser leído por un sistema óptico colocado en una registradora, lo que permitía un paso rápido de la clientela por la misma. Pasados unos años se llegó a la estandarización de un código denominado UPC (Universal Product Code). Con el paso del tiempo, diversas industrias crearon varias simbologías de códigos que fueron tomados estándares y otras abandonadas. Por lo tanto, es una tecnología muy contrastada y extendida.

El funcionamiento del código de barras para la identificación

El bar code es un procedimiento de codificación de información (caracteres numéricos y alfanuméricos) en forma de barras y espacios paralelos de anchos variables que se imprimen en etiquetas o graban en productos, para su posterior lectura por medio de dispositivos ópticos de lectura, específicos para dicha función, denominados «escáneres», capaces de interpretar automáticamente los datos codificados e incorporarlos a sistemas informáticos, evitando así la captura manual de datos.

La tecnología de código de barras es empleada para marcar objetos mediante una etiqueta con información impresa en símbolos denominados códigos de barras. Se utiliza para la identificación posterior de dichos objetos marcados (en otro lugar y momento) mediante un dispositivo especial que descifra esa simbología denominado lector de código de barras.

En este sistema, la información es leída y representada en código binario y decodificada de acuerdo con el formato y tipo de simbología estándar utilizada. El sensor óptico reconoce una sucesión de colores blanco y negro, transformada en una señal eléctrica digital binaria que es decodificada por un microprocesador. Un software especial es el encargado de convertir dicha codificación y generar los caracteres. Este sistema se caracteriza por su elevada velocidad y fiabilidad de reconocimiento, así como por su gran precisión.

Aplicaciones del código de barras

Habitualmente se utiliza para marcar productos, paquetes o embalajes, en relación con procesos de producción, logísticos (transporte, almacenaje, etc.), para seguimiento (trazabilidad), gestión de caducidad de productos y comercialización y venta. Los procesos más comunes en que se aplica son:

> Control de material.
> Control de inventario.
> Control de movimiento.
> Control de asistencia.
> Control de acceso.
> Punto de venta.
> Control de calidad.
> Control de recepción.
> Control de documentos.
> Trazabilidad en caducidad.
> Seguimiento de transporte.
> Generación de pedidos.
> Facturación.
> Gestión de bibliotecas.

La identificación por radiofrecuencia: apta para artículos en movimiento y en entornos donde las etiquetas o códigos de barras no podrían sobrevivir

Identificación de objetos, animales y personas en movimiento

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una tecnología desarrollada por primera vez en 1980. Se emplea en sistemas automatizados de recopilación, identificación y análisis de datos en todo el mundo. Esta tecnología ha encontrado su importancia en una amplia gama de mercados, incluyendo la identificación del ganado y los sistemas de Identificación Automática de Vehículos debido a su capacidad para rastrear objetos en movimiento. Estos sistemas automatizados AIDC son eficaces en entornos donde las etiquetas de código de barras no podrían sobrevivir. Adicionalmente, con la reducción de los costos implicados en estas tecnologías, se han utilizado cada vez más en procesos de la cadena logística donde es posible verificar artículos en movimiento sin la necesidad de leer cada código de barras en forma individual.

La asociación mundial del AIDC, denominada “Auto-ID Center”, fundada en 1999 y compuesta por 100 de las empresas más grandes del mundo, sugiere un concepto de una futura cadena de suministro que se basa en el “IoT” (Internet de los objetos o Internet de las Cosas) es decir, una forma aplicación global de RFID. Tratan de armonizar la tecnología, los procesos y su organización. La investigación se centra en la miniaturización, la reducción en el precio por dispositivo, el desarrollo de aplicaciones innovadoras como el pago sin contacto físico, la domótica (ropa equipada con etiquetas de radio y lavadoras inteligentes) y eventos deportivos (registro de tiempos en competiciones).

RFID, múltiples aplicaciones para la identificación de personas, animales o cosas

Gracias a la tecnología RFID, mediante el uso de las etiquetas y ondas de radio, los responsables de los centros logísticos, aeropuertos, oficinas de correo, etc., pueden controlar el estado, número, ubicación o cualquier dato referido a un producto sin necesidad de intervención humana. Además pueden tener un acceso directo a los mismos, incluso cuando están en movimiento, acelerando los procesos de inventario, optimizando stocks y evitando el robo de mercancías, pues dan lugar a una alarma al pasar por el arco detector (bucle inductivo) a la entrada y salida de tiendas. La tecnología RFID también se usa para efectuar el pago automático de una mercancía al pasar por caja si esta dispone de un lector adecuado.

Versatilidad

La tecnología RFID es por tanto muy versátil y se puede aplicar a una gama diversa de sectores comerciales e industriales para la identificación y seguimiento de objetos, personas o animales; confirmación de la propiedad; verificación de la autenticidad; almacenamiento y actualización de la información sobre objetos y personas (por ejemplo, la tarjeta sanitaria) o trazabilidad de procesos (cadenas de montaje). Ya existen impresoras para producir etiquetas RFID que contienen un código de barras junto al chip embebido y que permiten ampliar y acelerar la impresión en palets y cajas de embalaje, cumpliendo con las actuales y futuras normativas de la industria de identificación por radiofrecuencia.

Existen también ejemplos de aplicaciones en el ámbito cotidiano, como las llaves de inmovilización de vehículos que contienen chips RFID con códigos de autenticación de baja frecuencia (LF) o el pago automático en autopistas que utilizan tags activos de UHF.

En el ámbito profesional, son frecuentes las aplicaciones como la identificación de animales a través de chips subcutáneos o bolos rumiales que trabajan en la frecuencia (LF) según los estándares ISO 11784 e ISO 11785; la identificación de personas en entornos controlados, como el acceso a edificios o áreas restringidas mediante chips RFID HF bajo el estándar ISO 14443; el control anti-robo mediante EAS (Electronic Article Surveillance), que trabaja en la banda de frecuencia media (7,4-88,8 MHz); la identificación y control de equipajes en aeropuertos mediante etiquetas UHF (860-960 MHz), o la identificación de pacientes en hospitales que utilizan HF (ISO 15693).

Por otra parte, con el desarrollo de la tecnología NFC (Near Field Communications), cada vez son más los teléfonos móviles equipados con la tecnología RFID, lo que permite hacer compras o descargar información a través de enlaces RFID.

La identificación con el pasaporte digital

Otra aplicación de interés es el pasaporte digital, novedad que se está implantando para reforzar la seguridad en los aeropuertos. Se trata de un nuevo formato que incluye un chip que permite obtener la información personal de manera simple y rápida. El viajero ya no necesita mostrar su pasaporte. Simplemente, al pasar sobre un lector RFID, queda identificado. Este nuevo pasaporte impulsado en EEUU aspira a convertirse en estándar en otros países. Conceptualmente es un sistema parecido al eDNI, pero este último necesita contacto con el lector para extraer los datos contenidos en el chip inteligente. La adopción de la tecnología RFID, junto con técnicas de autenticación y cifrado, permite identificar a las personas de forma segura, evitando la falsificación y suplantación de identidad.

La identificación de pacientes a través de la tecnología RFID

 Una de las aplicaciones de identificación de personas mediante RFID se halla en los centros hospitalarios. Los eventos adversos asociados a una identificación errónea del paciente constituyen un riesgo para la seguridad de los mismos durante su tratamiento. Para dotar al personal sanitario de una herramienta fiable de identificación que elimine esos riesgos, se utilizan soluciones basadas en la tecnología RFID, de forma que cada paciente es identificado de forma unívoca y segura, por ejemplo mediante pulseras que incorporan un chip RFID que almacena la información.

Pulseras identificativas

Las pulseras identificativas con chip no intrusivo se utilizan también con personas con desorientación o patologías como el alzheimer o demencia senil, para identificarlas y controlar sus movimientos dentro del centro, evitando así salidas no permitidas. Estas pulseras se emplean también en el control de acceso a instalaciones que nada tienen que ver con los hospitales, tales como gimnasios o discotecas.

Las tarjetas de identificación - banda magnética vs tarjeta inteligente

Tarjeta de banda magnética

Es una tarjeta que tiene una banda magnética que lleva un código para identificarla rápidamente. Actualmente se usan en aplicaciones estándar de tarjetas de identificación, como las usadas para las transacciones financieras. La información contenida en la banda magnética se organiza en diferentes pistas. El formato y estructura de datos de estas pistas están regulados por los estándares internacionales ISO 7813 (para las pistas 1 y 2) e ISO 4909 (para la pista 3).

Hoy en día, uno de los sistemas de identificación automática más ampliamente utilizado es el de banda magnética, por su bajo costo y gran fiabilidad. Podemos encontrar bandas magnéticas en tarjetas de crédito, boletos de estacionamiento y hasta billetes de metro. También se utilizan bandas magnéticas en sistemas de control de asistencia en las empresas y en muchas otras aplicaciones donde se requiere un buen grado de seguridad y rapidez en la captura de datos.

Tarjetas inteligentes

Las tarjetas de banda magnética contrastan con la nueva generación de tarjetas inteligentes, que contienen un chip con contactos metálicos, o tarjetas sin contacto que usan un campo magnético o radiofrecuencia (RFID) para la lectura a una distancia media. Las tres aplicaciones fundamentales de las tarjetas inteligentes son:

> Identificación del titular de la misma.
> Pago electrónico de bienes o servicios mediante dinero virtual.
> Almacenamiento seguro de información asociada al titular.

Las aplicaciones de las tarjetas inteligentes incluyen su uso como tarjeta de crédito, SIM para telefonía móvil, tarjetas de autorización para televisión por pago, identificación de alta seguridad, tarjetas de control de acceso y como tarjetas de pago del transporte público.

Las tarjetas inteligentes también son muy utilizadas como un monedero electrónico. Estas aplicaciones disponen normalmente de un fichero protegido que almacena un contador de saldo y comandos para decrementar e incrementar el saldo. Esto último sólo con unas claves de seguridad especiales, obviamente. Con esta aplicación, el circuito integrado de la tarjeta inteligente puede ser «cargado» con dinero para ser utilizado en parquímetros, máquinas expendedoras, etc. El intercambio de dinero entre la tarjeta inteligente y la máquina receptora es protegido por protocolos criptográficos.

Tarjetas inteligentes criptográficas

Cuando las tarjetas son criptográficas las posibilidades de identificación y autenticación se multiplican, ya que se pueden almacenar de forma segura certificados digitales o características biométricas en ficheros protegidos dentro de la tarjeta. De este modo,  esos elementos privados nunca salen de la tarjeta y las operaciones de autenticación se realizan a través del propio chip criptográfico de la tarjeta. De un modo más particular, las aplicaciones más habituales son:

Identificación digital

Este tipo de aplicaciones se utilizan para validar la identidad del portador de la tarjeta en un sistema centralizado de gestión.

Control de acceso

Se utiliza para restringir o permitir el acceso a una determinada área en función de distintos parámetros. Estos pueden estar grabados en la tarjeta o pueden ser recuperados de un sistema central de gestión a partir de la identidad grabada en la tarjeta. Esta aplicación suele estar ligada a puertas o tornos automatizados que permiten/impiden el paso físico a una determinada área. Si bien, también tiene sentido en el ámbito de la autenticación en sistemas informáticos (webs, sistemas operativos, etc.). En este último caso, la frontera entre las aplicaciones de identificación y de control de acceso es difusa.

Monedero electrónico (electronic purse o electronic wallet, ePurse o eWallet)

En este caso, la tarjeta porta dinero electrónico. El usuario carga una cierta cantidad de dinero (en terminales autorizados que dispongan de las claves de seguridad oportunas). Luego, sobre esta cantidad de dinero puede realizar operaciones de pago o cobro de servicios o bienes.

Firma digital

Este tipo de aplicaciones permiten almacenar un certificado digital de forma segura dentro de la tarjeta y firmar con él documentos electrónicos sin que en ningún momento el certificado (y más concretamente su clave privada) salgan del almacenamiento seguro en el que están confinados. Ello abre todo un abanico de posibilidades en el campo de la Administración electrónica.

Fidelización de clientes

Sirve a las empresas que ofrecen servicios o descuentos especiales para clientes que hacen uso de la tarjeta. Ello les permite validar la identidad del cliente y descentralizar la información. Si se tiene un sistema de puntos acumulables canjeables por bienes o servicios, en el cual participan varias empresas, esto simplifica mucho el tratamiento de los datos. Es decir, evita tener que compartir una gran base de datos o tener que realizar réplicas de las distintas bases (los puntos se podrían guardar en la propia tarjeta).

Sistemas de prepago

En estos sistemas el cliente carga su tarjeta con una cierta cantidad de servicio, la cual va siendo decrementada a medida que el cliente hace uso del servicio. El servicio puede variar desde telefonía móvil hasta TV por cable, pasando por acceso a sitios web o transporte público.

Tarjetas sanitarias

En algunos hospitales y sistemas nacionales de salud se emplea un sistema de identificación de pacientes y almacenamiento de los principales datos de la historia clínica de los mismos en tarjetas inteligentes.

Referencias relacionadas y casos de éxito
e600
e600
e600
e600
e600

EOS Ibérica desarrolla terminales y equipos para la identificación mediante diferentes tecnologías. Nuestros kiosks están concebidos para integrar tecnologías de código de barras, biometría, códigos QR o RFID, así como tarjetas de banda magnética o inteligentes

El método productivo de EOS Ibérica, así como su conocimiento de las últimas tecnologías, le permite adecuarse a las necesidades específicas del cliente. Y siempre cumpliendo con la normativa más exigente de protección y ergonomía, tanto en prototipos como en grandes lotes.

LEGAL

Para EOS Ibérica tu privacidad es importante. Nos tomamos muy en serio los datos de nuestros clientes.

  • Avisos legales
  • Condiciones de privacidad
  • Política de cookies

LOCALIZACIÓN

Avda. de la torrecilla S/N
Edificio la Torre II, Oficina 114 (Polígono Ind. Amargacena) CP 14013 Córdoba (Andalucía) Spain

Tel. (+34) 957 76 12 76
Correo: info@eosiberica.es

EOS EN LAS REDES